OSTEOARTRITIS (ARTROSIS)

CONCEPTO

La artrosis es un trastorno degenerativo, no inflamatorio, caracterizado por un deterioro progresivo del cartílago que se encuentra en las articulaciones por la existencia de proliferación ósea en los márgenes y la superficie articulares.

EPIDEMIOLOGÍA

La osteoartritis es la enfermedad articular más prevalente y la causa más frecuente de incapacidad laboral. Su incidencia es relativamente baja en menores de 50 años, pero se eleva rápidamente a partir de esta edad. En menores de 45 años, la prevalencia es mayor en varones; después de los 55 años, es mayor en mujeres.

CAUSA

Se ha relacionado con varios factores; el más importante de ellos es la edad. La obesidad. La primera alteración identificable en el cartílago artrósico es un aumento en el contenido de agua. Los condrocitos se organizan en acúmulos y las fibras de colágeno (tipo II) se acortan y pierden su estructura ordenada provocando deformación de las estructuras (ejemplo dedos en forma de Z)

CLÍNICA

El comienzo suele ser de insidioso. La intensidad del dolor no se relaciona con el grado de afección radiológica. El dolor aparece tras el reposo y desaparece con la movilización; puede reaparecer tras actividad intensa y aliviarse con el reposo. A este ritmo de dolor se le denomina dolor mecánico o de función. Si progresa, el dolor puede ser continuo. Es típica la presencia de rigidez matutina de corta duración. En la exploración articular, se puede hallar deformación ósea, crepitación y disminución del arco de movilidad articular. Ocasionalmente, puede haber derrame articular. El líquido sinovial es viscoso.

DIAGNÓSTICO

En la artrosis no existe ninguna alteración en los parámetros de los estudios de sangre. El líquido articular es no inflamatorio. En la radiología simple, la primera alteración es la disminución del espacio articular. Con posterioridad, se produce esclerosis del hueso subcondral y formación de osteofitos y quistes.

TRATAMIENTO

Para el tratamiento de la artrosis es fundamental la adopción de medidas generales que tiendan a disminuir la sobrecarga articular: pérdida de peso, reposo, utilización de férulas de descarga, bastón o muletas. La fisioterapia tiene como objetivo el mantenimiento de la movilidad articular y el fortalecimiento de la musculatura. La aplicación previa de frío o calor disminuye el dolor y facilita la realización de los ejercicios. El tratamiento farmacológico de la artrosis es sintomático con antiinflamatorios.

Como medida excepcional, en casos de derrame articular persistente, puede realizarse una infiltración intraarticular de glucocorticoides. La cirugía se utiliza en pacientes con dolor persistente e incapacidad de movimiento grave.

Galeria de imagenes.

  •     
  •     
  •          
  •     Raices del Tronco
Licencia Creative Commons                                                        
Copyright ©2012. Todos los Derechos Reservados Clinica del Dolor (Comedem).                Aviso de Privacidad
^ Arriba