CAUSAS DE MIGRAÑA

La migraña puede causar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmente de un solo lado. Suele estar acompañada por náuseas, vómitos y una sensibilidad extrema a la luz o al ruido.

Los episodios migrañosos pueden generar mucho dolor durante horas o días, y pueden ser tan intensos que causan un dolor incapacitante.

Los síntomas de advertencia, que se conocen como «aura», pueden aparecer antes del dolor de cabeza o junto con él. Entre ellos se incluyen ver luces destellantes, tener puntos de ceguera o sentir hormigueo en una parte de la cara, el brazo o la pierna.

Los medicamentos pueden ayudar a prevenir algunas migrañas y a que estas causen menos dolor. Habla con tu médico sobre las diferentes opciones de tratamiento de la migraña en caso de que no logres sentir alivio. Los medicamentos correctos en combinación con medidas de autoayuda y cambios en el estilo de vida pueden colaborar.

Síntomas

Por lo general, las migrañas comienzan en la niñez, la adolescencia o al comienzo de la adultez. Las migrañas pueden empeorar en cuatro etapas: pródromo, aura, cefalea y pósdromo, si bien es posible que una persona no atraviese todas las etapas.

Pródromo

Uno o dos días antes de la migraña, podrías detectar cambios sutiles que te avisan que tendrás una migraña, entre ellos, los siguientes:

  • Estreñimiento
  • Cambios de humor, desde depresión hasta euforia
  • Antojos de alimentos
  • Rigidez en el cuello
  • Aumento de la sed y la frecuencia de las micciones
  • Bostezos frecuentes

Aura

El aura puede ocurrir antes de las migrañas o durante ellas. La mayoría de las personas tienen migrañas sin aura.

Las auras son síntomas del sistema nervioso. Generalmente, se trata de molestias visuales, tales como destellos de luz o visión distorsionada.

A veces, las auras también pueden percibirse como sensaciones táctiles (sensoriales) o molestias motoras (del movimiento) o verbales (del habla). Los músculos pueden debilitarse, o quizá te sientas como si alguien te estuviera tocando.

Cada uno de estos síntomas generalmente comienza en forma gradual, empeora durante pocos minutos y dura entre 20 y 60 minutos. Ejemplos de auras de una migraña incluyen los siguientes:

  • Fenómenos visuales, como ver distintas formas, puntos brillantes o destellos de luz
  • Pérdida de la visión
  • Pinchazos en un brazo o una pierna
  • Debilidad o entumecimiento en el rostro o en un lado del cuerpo
  • Dificultad para hablar
  • Percepción de ruidos o música
  • Movimientos espasmódicos o de otro tipo que no puedes controlar

A veces, la migraña con aura puede estar vinculada con debilidad de una extremidad (migraña hemipléjica).

Crisis

Las migrañas generalmente duran entre cuatro y 72 horas si no se las trata. La frecuencia con la cual aparecen las migrañas varía según la persona. Las migrañas pueden ser poco frecuentes o aparecer varias veces al mes. Durante una migraña, es posible que sientas lo siguiente:

  • Dolor en uno o ambos lados de la cabeza
  • Dolor pulsátil o perforante
  • Sensibilidad a la luz, a los sonidos y, algunas veces, a los olores y al tacto
  • Náuseas y vómitos
  • Visión borrosa
  • Sensación de vértigo, algunas veces seguida por desmayo

Pósdromo

La fase final, conocida como pósdromo, se produce después de una crisis migrañosa. Es posible que te sientas agotada y sin fuerzas, pero algunas personas se sienten eufóricas. Durante aproximadamente 24 horas, también puedes sentir lo siguiente:

  • Confusión
  • Mal humor
  • Mareos
  • Debilidad
  • Sensibilidad a la luz y a los sonidos

Cuándo consultar con el médico

Por lo general, las migrañas no se diagnostican ni se tratan. Si padeces signos y síntomas de crisis migrañosas con regularidad, lleva un registro de las crisis y de cómo las trataste. Luego, pide una consulta con tu médico para preguntarle por las cefaleas que padeces.

Incluso si tienes antecedentes de cefaleas, consulta con tu médico si el patrón cambia o si las cefaleas de repente te provocan otros síntomas.

Consulta con tu médico de inmediato o acude a un servicio de urgencias si tienes alguno de los siguientes signos y síntomas que podrían indicar un problema médico más grave:

  • Cefalea intensa y abrupta como un trueno
  • Cefalea con fiebre, rigidez en el cuello, convulsiones, visión doble, debilidad, entumecimiento o dificultad para hablar
  • Cefalea después de una lesión en la cabeza, en especial si el dolor empeora
  • Cefalea crónica que empeora al toser, hacer un esfuerzo, tensionarte o realizar un movimiento brusco
  • Nuevos episodios de cefalea si es mayor de 50 años

Causas

Aunque aún no se comprenden las causas de la migraña, hay factores genéticos y ambientales que parecen tener un rol en esta afección.

Las migrañas pueden ser causadas por cambios en el tronco cerebral y sus interacciones con el nervio trigémino, una vía principal del dolor.

Los desequilibrios en las sustancias químicas cerebrales, incluida la serotonina que ayuda a regular el dolor en el sistema nervioso, también pueden estar involucrados. Los investigadores aún siguen estudiando el rol de la serotonina en las migrañas.

Los niveles de serotonina disminuyen durante los ataques de migraña. Esto puede provocar que el nervio trigémino libere sustancias llamadas neuropéptidos que viajan hasta la membrana externa del cerebro (meninges). Como consecuencia, se produce el dolor de la migraña. Otros neurotransmisores tienen un rol en el dolor de la migraña, incluido el péptido relacionado con el gen de la calcitonina.

Desencadenadores de la migraña

Hay una serie de factores que pueden desencadenar migrañas, como los siguientes:

  • Cambios hormonales en las mujeres. Las fluctuaciones de estrógeno parecen desencadenar dolores de cabeza en muchas mujeres. Las mujeres con antecedentes de migrañas a menudo informan dolores de cabeza inmediatamente después de sus períodos o durante estos, cuando tienen una disminución importante de estrógeno.Otras tienen una mayor tendencia a desarrollar migrañas durante el embarazo o la menopausia.Los medicamentos hormonales, como los anticonceptivos orales y la terapia de reemplazo hormonal, también pueden empeorar las migrañas. Sin embargo, algunas mujeres detectan que las migrañas ocurren con menos frecuencia cuando toman estos medicamentos.
  • Alimentos. Los quesos maduros, los alimentos salados y los alimentos procesados pueden desencadenar migrañas. Omitir comidas o estar en ayunas también pueden desencadenar ataques.
  • Aditivos alimentarios. El endulzante aspartamo y el conservante glutamato monosódico, que se encuentra en muchos alimentos, pueden desencadenar migrañas.
  • Bebidas. El alcohol, especialmente el vino, y las bebidas con alto contenido de cafeína pueden desencadenar migrañas.
  • Estrés. El estrés en el trabajo o el hogar puede causar migrañas.
  • Estimulación sensorial. Las luces brillantes y el brillo del sol pueden inducir migrañas, al igual que los sonidos fuertes. Los olores fuertes, como el perfume, los diluyentes de pinturas, el humo ambiental del tabaco, entre otros, pueden desencadenar migrañas en algunas personas.
  • Cambios en el patrón de las horas de sueño y la hora a la que te despiertas.La falta de sueño o el dormir demasiado puede desencadenar migrañas en algunas personas, al igual que la inadaptación horaria.
  • Factores físicos. El ejercicio físico intenso, como la actividad sexual, puede provocar migrañas.
  • Cambios en el entorno. Un cambio de clima o de presión barométrica puede producir una migraña.
  • Medicamentos. Los anticonceptivos orales y vasodilatadores, como la nitroglicerina, pueden empeorar las migrañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *